martes, 25 de marzo de 2014

LAS REVOLUCIONES LIBERALES EN ESPAÑA 
(1788-1874)
 

A lo largo del siglo XIX fueron desapareciendo las estructuras del Antiguo Régimen, se  implantó un sistema político liberal, la población creció, se modernizó la economía, y se estableció una sociedad de clases basada en la riqueza.

   1. LA CRISIS POLÍTICA DEL ANTIGUO RÉGIMEN

          1.1. El reinado de Carlos IV (1788 – 1808)
     La crisis política del Antiguo Régimen se inició con el reinado de Carlos IV.

*      Carlos IV puso fin a las reformas ilustradas por considerar que sus ideas habían originado la Revolución Francesa. Tras la ejecución de Luís XVI,   España junto a otros países, declaró la guerra a Francia en 1793, que terminó con el Tratado de Basilea en 1795.

*       En 1807, el primer ministro español Manuel Godoy, se alió con Francia y firmó el tratado de Fontainebleau con la finalidad de adueñarse de Portugal. Con el pretexto de invadir Portugal, las tropas francesas ocuparon los puntos estratégicos de la Península e invadieron España. Este hecho provocó el Motín de Aranjuez (1808). El príncipe Fernando se enfrentó a su padre, Carlos IV, que se vio obligado a cesar a Godoy  y a cederle  el trono a su hijo. Las disputas entre padre e hijo fueron aprovechadas por Napoleón, que con el pretexto de mediar entre la familia real española, los atrajo a Bayona (Francia), donde consiguió que ambos abdicasen en él, que impuso como rey de España a su hermano José I Bonaparte 

*       El 2 de mayo de 1808, Madrid se levantó contra las tropas francesas. Este hecho se extendió por toda España, iniciándose la Guerra de la Independencia (1808 -1814).

          1.2. La Guerra de la Independencia (1808 –1814)

*       La guerra de la Independencia fue a la vez una lucha de liberación contra la invasión francesa y el inicio de una revolución liberal contra el absolutismo.

*       La oposición a los invasores franceses se llevó a cabo mediante “guerra de guerrillas” o ataques por sorpresa al enemigo. Al principio, se frenó el avance francés con el levantamiento en armas de ciudades como como Gerona, Valencia y Zaragoza y con la victoria española en la batalla de Bailén (1808), pero Napoleón se repuso enviando a España un ejército de 250 000 soldados recobrando el control de la situación.

*       En 1812, con la ayuda del ejército británico, y aprovechando el retroceso militar de Napoleón en Rusia,  los españoles vencen a los franceses en la batalla de los Arapiles, en el sur de Salamanca (22 de julio de 1812). Más adelante, las derrotas francesas en 1813 en las batallas de Vitoria (21 de junio) y San Marcial (31 de agosto),provocaron la retirada posterior de Napoléon. El tratado de Valençay (11 de diciembre de 1813) restauró como rey a Fernando VII y dejaba a España libre de la presencia extranjera.
*       En 1814 vuelve Fernando VII, que es reconocido como rey de España.

            1.3. La Revolución Liberal. Las Cortes de Cádiz.
                  La revolución liberal se desarrolló a la par que la guerra contra Napoleón.

                  Ante la ausencia de los reyes, para dirigir la guerra, se crearon las Juntas
                  Provinciales de Defensa, y una Junta Suprema Central para coordinarla.
                  La Junta Suprema Central  asumió el poder y convocó las Cortes en Cádiz en 1810.

                  En 1812 las Cortes proclamaron la Constitución liberal revolucionaria que
                  terminaría con el Antiguo Régimen.

           *       La constitución de 1812 reconocía:

1.     Derechos individuales:
§  Igualdad ante la ley
§  Soberanía Nacional.
§  División de poderes
2.     Nuevas leyes:
§  Libertad de imprenta
§  Abolición de los Señoríos, los gremios y la Inquisición

 1.4. El restablecimiento del absolutismo. Fernando VII

*       Al inicio de su reinado (1814 – 1820), Fernando VII estableció el absolutismo, abolió la obra de las Cortes de Cádiz y persiguió a los liberales.

*       En 1820 el pronunciamiento militar  en la localidad sevillana de Las Cabezas de San Juan del teniente coronel Rafael de Riego  proclamó la restauración de la Constitución de Cádiz (1812, La Pepa) y el restablecimiento de las autoridades constitucionales

*       Trienio Liberal (1820-1823). Durante ese período, los gobiernos liberales restablecieron la Constitución Liberal de Cádiz.  Fernando VII pidió ayuda a las potencias absolutistas integradas en la Santa Alianza, que envió un ejército, los Cien Mil Hijos de San Luís, que apoyaron al rey para restaurar el absolutismo.

*       Los últimos diez años del reinado (1823-1833) estuvieron marcados por el gobierno absolutista, la independencia de la América española y el problema sucesorio:

§  El rey Fernando VII al nacer su hija en 1830, derogó la Ley Sálica,
   que impedía reinar a las mujeres

§  Don Carlos, hermano del rey, al verse desplazado del trono por su
   sobrina Isabel, recabó el apoyo de los absolutistas.

§  La esposa de Fernando VII, María Cristina, asumió la regencia
   durante la minoría de edad de Isabel, que reinó con el apoyo
   de los liberales moderados.

§  Durante este periodo (1833-1839) se desencadenó la Primera
   Guerra Carlista.
 

2. LA IMPLANTACIÓN DEL ESTADO LIBERAL

2.1. El reinado de Isabel II (1843-1868). La organización del régimen liberal
El reinado de Isabel II estuvo marcado por el enfrentamiento entre los partidos liberales. Los más importantes fueron el partido moderado (formado por la alta burguesía y parte de las clases medias) y el progresista (clases medias y artesanas de las ciudades).
En el reinado de Isabel II se distinguen tres grandes periodos:

   A. La Década Moderada (1844-1854). Se rigió por la Constitución de 1845
En mayo de 1844 se formó un gabinete presidido por el General Narváez, la gran figura de los moderados. Estas fueron las principales medidas que se adoptaron durante la siguiente década:
*       Creación en 1844 de la Guardia Civil, fuerza armada encargada de aplicar la ley y orden esencialmente en el medio rural.
 
*       Ley de Ayuntamientos de 1845, que reforzaba el centralismo reservando al gobierno el nombramiento de los alcaldes. 

*       Reforma del sistema fiscal. Se estableció un nuevo sistema fiscal más racional, eficaz y moderno.

*       Ley Electoral de 1846. Se estableció un sufragio muy restringido  que limitó el cuerpo electoral a 97.000 varones mayores de más de 25 años, lo que suponía el 0.8% del total de la población.

*       Concordato de 1851. Acuerdo con la Santa Sede por el que el Papa reconoció a Isabel II como reina y aceptó la pérdida de los bienes eclesiásticos ya desamortizados.

B. El Bienio progresista (1854-1856)

El poder cada vez más dictatorial de Narváez propició un creciente descontento que culminó con un el golpe militar y la formación de un gobierno presidido por el progresista Espartero.
Durante este corto período destacaron las siguientes medidas:

*      La desamortización general de Madoz en 1855 que culminó el proceso desamortizador, con los bienes de los municipios.

*       Unas nuevas Cortes Constituyentes iniciaron la elaboración de una nueva constitución en 1856, que no llegó a aplicarse.

*       Se adoptaron medidas para propiciar la modernización económica del país como la Ley de Ferrocarriles de 1855.

C. El final de la monarquía Isabelina (1856-1868)
Estos años se caracterizan por la alternancia en el poder entre liberales moderados y el partido centrista Unión Liberal. Al final del periodo surgieron distintos partidos, entre los que destacaron  los republicanos que querían abolir la monarquía.
  2.2. El Sexenio revolucionario (1868-1874):
    2.2.1. La caída de Isabel II
*       Las prácticas dictatoriales de Narváez en los últimos gobiernos moderados extendieron la impopularidad del régimen moderado y de la reina Isabel II.

*       La crisis económica iniciada en 1866 acrecentó el descontento de la población.

*       En 1866, los demócratas y los liberales progresistas y de centro firmaron el Pacto de Ostende por el que se comprometían a derrocar a Isabel II.

*       Finalmente triunfó la revolución de 1868. Isabel II huyó a Francia.  

*       Se formó un gobierno provisional que promulgó la constitución de 1869, que establecía:

§  los derechos de expresión, prensa, reunión y asociación
§  Libertad de culto religioso.
§  La soberanía nacional.
§  La división de poderes.
§  El sufragio universal masculino.
§  La monarquía democrática
2.2.2. La Monarquía democrática: Amadeo I (1871-1873
*       Tras aprobarse la constitución de 1869 en la que se establecía la monarquía como forma de gobierno, y desechada la opción de los Borbones, las Cortes eligieron como nuevo rey a Amadeo de Saboya.

*       Amadeo se encontró inmediatamente con un amplio frente de rechazo: los carlistas, los "alfonsinos", partidarios de la vuelta de los Borbones en la figura de Alfonso, hijo de Isabel II; y, finalmente, los republicanos.

*       Los dos años que duró su reinado se caracterizaron por una enorme inestabilidad política. Harto ante la situación, Amadeo I abdicó a principios de 1873 y regresó a Italia.

*       Sin otra alternativa, era impensable iniciar una nueva búsqueda de un rey entre las   dinastías  europeas, las Cortes proclamaron la República el 11 de febrero de 1873.

2.2.3. La Primera República (1873-1874
*       La República fue proclamada por unas Cortes en las que no había una mayoría de republicanos.

*       Las ideas republicanas tenían escaso apoyo social y contaban con la oposición de los grupos sociales e instituciones más poderosos del país.

*       La debilidad del régimen republicano provocó una enorme inestabilidad política.

*       El gobierno republicano tuvo que enfrentarse una segunda guerra carlista, a la guerra de Cuba, a la insurrección de algunos territorios peninsulares.

*       Todos los problemas anteriores propiciaron la restauración de la monarquía borbónica.

 

 

 ACTIVIDADES →pág. 104: 1y 2  / pág. 105: 1 / pág. 106: 3  /  pág. 108: 1-4

 

 

 

 

viernes, 21 de marzo de 2014


PAUTAS PARA LA REALIZACIÓN DE 
UN COMENTARIO DE TEXTO

 
El objeto de comentar un texto histórico es acercarnos a la comprensión de una época histórica a partir de los elementos proporcionados por el texto. De ahí la importancia de situar el documento en su contexto. Hay que intentar desentrañar lo que su autor ha dicho, cuándo, cómo lo ha dicho, por qué y dónde, siempre relacionándolo con su momento histórico

FASE PREVIA:

Lectura atenta del texto y aclaración de todos los términos y conceptos que no se conozcan. Se pueden seguir los siguientes pasos:

1.1. Prelectura o lectura general del texto

En primer lugar, haremos una lectura general del texto que nos aporte la primera idea acerca del significado del mismo. No haremos ninguna anotación ni subrayado, sólo leer.

1.2. Lectura comprensiva del texto
En esta segunda lectura preparamos el texto, mediante el subrayado de términos. Se subrayan aquellos términos relevantes, que son claves en la comprensión del texto y que tendremos que analizar posteriormente. Pueden ser nombres, fechas, etc.

El subrayado de ideas fundamentales
Se realiza sobre aquellas ideas que señalan las líneas fundamentales del texto.
Constituirán la base de las referencias textuales esenciales.

El subrayado de las ideas secundarias.
Refuerza y complementa al anterior. Conviene utilizar distinto tipo de trazo o color que
en el anterior.

Anotaciones al margen.
Son de extrema utilidad para señalar bloques temáticos, hacer llamadas que aclaren
pasajes del texto, breves comentarios, etc. Puedes utilizar llaves o líneas que delimite dichas acotaciones .

 
FASE 1. CLASIFICACIÓN DEL TEXTO 

 A. Tipo de texto.

 Estos son los principales tipos de texto que nos podemos encontrar:

Jurídicos: Documentos que emanan de un poder político y tienen carácter legal (leyes, constituciones. decretos, tratados, acuerdos internacionales, órdenes…)
Políticos: Discursos, proclamas, programas...
Económicos: Compra-ventas, donaciones, contratos...
Testimoniales: Memorias, relatos de viajes, cartas, autobiografías…
Historiográficos: Documentos que son obra de un historiador u otro autor posterior a los hechos, en los que se abordan los acontecimientos pasados con una finalidad investigadora o científica (Textos y libros de historia...)

Es muy difícil establecer todos los posibles tipos de textos. Podemos hallar también textos sociales, geográficos, demográficos, periodísticos, literarios, etc.
No es raro encontrar textos que no podemos encuadrar exclusivamente en uno de estos tipos. En ese caso podemos hablar de textos político-sociales, etc.
De cualquier manera, siempre debemos señalar las razones por las que catalogamos el documento en un determinado tipo de texto.

B. Encuadre espacio-temporal

El caso más normal es que el texto esté fechado. En ese caso, debemos relacionar la fecha con algún hecho histórico importante o con un periodo relevante que tenga que ver con el contenido del texto. Se trata de situar el texto en su contexto histórico.

En algún caso, el lugar donde fue escrito el texto puede ser significativo. Si es así, debemos comentar brevemente las circunstancias históricas que singularizaron al lugar donde se produjo el texto. Un ejemplo típico es la Constitución de 1812 aprobada en Cádiz.

C. Autor

- Hay que señalar si nos hallamos ante un autor individual o colectivo.

- Si el autor es individual, hay que hay redactar una breve reseña biográfica en la que se recoja la fecha del nacimiento y la muerte, origen social, principales actividades realizadas a lo largo de su vida,  su ideología, obras importantes que escribió y, en general, todo lo que sea de interés para comprender mejor el texto.

- Si el autor es colectivo (Asamblea legislativa, partido político...), debemos comentar todo lo que sepamos sobre él que pueda ayudarnos a esclarecer la significación histórica del texto.

D. Finalidad

Hay que indicar con qué objetivos se redactó el texto en su momento histórico. El propósito que tenía el autor al redactar el documento.

E. Destinatario

Hay que señalar a quién iba destinado el texto. El destinatario puede ser privado o público. En este último caso puede ser un grupo concreto de personas, una comunidad local, nacional, internacional…


FASE  2.  ANÁLISIS DEL TEXTO

Para hacer correctamente esta parte del comentario es completamente necesario comprender el significado de todas las palabras del texto (nombres propios, personas, lugares, instituciones, términos técnicos, arcaísmos, palabras en otros idiomas...)
Se trata básicamente de hacer un resumen del texto, tratando de jerarquizar las ideas expuestas distinguiendo las principales de las secundarias.
Debemos también explicar los términos históricos que aparezcan en el texto (conceptos, acontecimientos, personajes, instituciones...)

En esta fase del comentario es importante tener en cuenta algunas indicaciones:

 No hay que repetir el texto.
 No debemos introducir ningún conocimiento que se haya aprendido
    durante el curso. Simplemente hay que resumir las principales ideas
    del texto.
 Hay que huir de dos extremos:

  1. hacer un resumen tan amplio que prácticamente se convierta
en una repetición del texto.

  2. Hacer una síntesis tan breve que haga imposible entender de
qué trata el documento sobre el que se está trabajando.

 
FASE 3. COMENTARIO DEL TEXTO

Clasificado y analizado el contenido, estamos en condiciones de hacer el comentario del mismo. En concreto se trata de partir del texto como fundamento y base para hacer un comentario general relacionado con el contenido de lo tratado en el análisis y con la situación y el momento histórico-educativo determinado a que el texto corresponde.
De esta relación se obtiene una visión general del proceso y circunstancias en el que el texto se inscribe. Consiste, pues, en hacer una completa exposición del tema al que nos ha llevado el texto.



FASE 4. CRÍTICA DEL TEXTO

Consiste en determinar lo siguiente:
     . Su autenticidad y exactitud.
     . Su sinceridad y objetividad.
     . El interés del texto:
          - Por su contenido y sentido integral en sí mismo.
          - Por su significación en el proceso histórico.



FASE  5. BIBLIOGRAFÍA:

Además de la consultada y trabajada, es muy aconsejable, si se conoce, aportar alguna bibliografía relacionada con el tema tratado en el texto, ya se trate de:
  . Manuales y obras generales.
  . Libros especializados y monografías.
  . Artículos de revistas.


Errores más frecuentes en el comentario de textos.

1. Digresión o disertación.
Implica utilizar el texto como simple pretexto para exponer nuestros conocimientos sobre algún tema que surge del texto, haciendo poco caso al mismo y, por tanto, sin comentarlo.

2. Paráfrasis.
Supone exponer repetitivamente lo que dice el texto, con un lenguaje más actual pero sin aportar nada para su interpretación, nada que lo explique y nos ayude a comprender la época histórica a la que hace referencia.


3. Desorden.
Suele reflejarse de varias formas, según los casos: se incluye todo en la introducción sin explicación alguna, se repiten las ideas, las nociones básicas se explican fuera de contexto, no hay un hilo conductor del discurso, la conclusión no aporta nada, etc.


4. Personalismo.
Se produce cuando expresamos desde un punto de vista personal algún tipo de manifestación, juicio u opinión. Esto es inadmisible puesto que el ejercicio de Historia ha de tratar de ser objetivo y libre de prejuicios. Puede valorarse el alcance, la fiabilidad, etc., del propio documento pero no considerar buenos o malos, bellos o feos los hechos u objetos a los que alude.