miércoles, 18 de mayo de 2016


TEMA 8: LA RESTAURACIÓN BORBÓNICA (1874-1902).

En diciembre de 1874, el general Arsenio Martínez Campos en un pronunciamiento militar, que tuvo lugar en Sagunto (Valencia) proclamó rey de España a Alfonso XII. Se ponía fin a un inestable período político que nació en 1868, cuando se destronó a Isabel II, madre del rey.

1. El sistema político de la Restauración

§  Los grandes protagonistas de la Restauración, además de Alfonso XII, fueron, la Constitución de 1876  y  Antonio Cánovas del Castillo, líder del Partido Conservador. Él fue el creador de una forma de gobierno, turnismo  (alternancia en el poder entre liberales y conservadores). Cánovas ideó un sistema para que su partido y el Liberal (encabezado por Práxedes Mateo Sagasta) fueran gobernando por turnos en cada una de distintas legislaturas.

§  Los dos grandes partidos se ponían de acuerdo para que, en cada elección, la victoria resultara para uno de los partidos, asegurándose el resultado mucho antes de que las elecciones tuvieran lugar, constituyendo un auténtico fraude.
Para garantizar los resultados, se recurría a los caciques locales y rurales, eran los encargados de manipular las elecciones en sus distritos para que la victoria recayera en el partido de turno. Para ello, se recurrió en numerosas ocasiones al pucherazo”, con prácticas como las de censar a personas fallecidas o dificultar al máximo el acceso a las urnas para la población.  La finalidad última de esta cuestión era garantizar la estabilidad política, para que no se produjeran nuevas intentonas republicanas.
2. Los problemas de la Restauración
La  inestabilidad política empezó con la muerte de Alfonso XII, en 1885. Esta circunstancia hizo que su segunda esposa, María Cristina de Habsburgo, asumiera la Regencia de su hijo menor, el futuro Alfonso XIII. Durante este período se siguió manteniendo la alternancia en el poder entre liberales y conservadores, salpicada con atentados anarquistas, (asesinato de Cánovas del Castillo).
En 1898 los conflictos exteriores, provocados por los  intentos independentistas de las últimas colonias españolas, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, desembocaron en  la guerra con Estados Unidos y la pérdida definitiva de las mismas, lo que causó una gran conmoción entre los españoles. Esta etapa finaliza en 1902, cuando Alfonso XIII asume la jefatura del Estado, inaugurando un nuevo periodo hasta 1931, en que se proclamó en España la II República.


3. CRISIS DEL ESTADO LIBERAL. REINADO DE ALFONSO XIII (1902-1931)

Turnismo y Regeneracionismo (1902-1917)

El período que se inicia en 1902, con el ascenso al trono de Alfonso XIII, y concluye en 1923, con el establecimiento de la dictadura de Primo de Rivera, se caracterizó por una permanente crisis política.
En este contexto de inestabilidad política, el país tuvo que enfrentarse a graves problemas sociales, entre los que destacan:
·         Agudización de las luchas sociales. Las posiciones de patronos y trabajadores se fueron enfrentando cada vez más.
·         La "cuestión militar" volvió a resurgir ante el desconcierto de un ejército humillado en 1898 que recibía críticas crecientes de los sectores opositores (republicanos, socialistas, nacionalistas).
·         El "problema de Marruecos". En la Conferencia de Algeciras (1906) se acordó el reparto entre Francia y España del territorio marroquí. A España le correspondió la franja norte.
·         Desde 1909 se inició un conflicto bélico, la guerra de Marruecos, muy impopular en el país, que separó aún más al Ejército y a la opinión pública, esencialmente las clases populares.

Las crisis de 1909 y 1917. La guerra colonial en Marruecos.

La Semana Trágica de Barcelona (1909)

La guerra de Marruecos, fue la que determinó el estallido de la Semana Trágica de Barcelona:
·         Los ataques de los habitantes del Rif contra los trabajadores españoles de una compañía minera llevaron a la movilización de reservistas. Las protestas obreras pronto aparecieron en Barcelona y Madrid.
·         El día 26 de julio estalló la huelga general en Barcelona, convocada por Solidaridad Obrera y la UGT. Se iniciaron tres días de protestas, quemas de conventos, enfrentamientos con el ejército.
·         La Semana Trágica tuvo un brutal coste humano: un centenar de muertos, heridos, destrucciones... y una durísima represión.
·         La Semana Trágica se llevó por delante el programa reformista del gobierno y al propio presidente Maura, que presentó su dimisión.

La crisis de 1917.
La fuerte crisis económica llevó al estallido social y a una gran  inestabilidad en 1917. En ella podemos distinguir, entre otros, diversos aspectos:
·         Crisis militar.
Provocada por el descontento entre los oficiales "peninsulares" ante los rápidos y, a veces inmerecidos, ascensos de los "africanistas". El gabinete conservador de Eduardo Dato se plegó a la imposición de los militares y aceptó unos acuerdos que iban contra la disciplina militar y la subordinación del ejército al poder civil.

·         Crisis social: la huelga general de 1917, tuvo un amplio seguimiento en las ciudades y se saldó con un centenar de muertos y miles de detenidos.

La guerra colonial en Marruecos. El desastre de Annual.

·         Después del reparto de Marruecos entre Francia y España, aparecieron los conflictos con los indígenas, bajo el liderazgo de Abd-el-Krim. El ejército español, mal dirigido y preparado, sufrió importantes reveses desde un principio. El desastre del Barranco del Lobo, cerca de Melilla, donde murieron más de mil españoles.

·         El Desastre de Annual (1921), que costó más de diez mil muertos. En el verano de 1921, las tropas españolas se embarcaron en una acción militar mal planificada dirigida por el general Fernández Silvestre. Los choques con los marroquíes concluyeron con una retirada desordenada y la masacre de las tropas españolas. 

La Dictadura de Primo de Rivera (1923 – 1930)

La Dictadura del general Primo de Rivera, es la consecuencia de las continuas crisis del reinado de Alfonso XIII, que llega a pactar con el general las condiciones y el desarrollo de la Dictadura.
·         
         Primera fase (1923-1925):
§  Se suspendió la constitución de 1876 y el gobierno estuvo en manos de un 
   Directorio Militar.
§  El general Primo de Rivera ordenó el Desembarco de Alhucemas (1925, 
   que supuso la derrota de los rebeldes marroquíes y la pacificación de los 
    territorios norteafricanos.

·            Segunda fase (1925-1930):
§  El gobierno estuvo en manos de un Directorio Civil, que impulsó mejoras 
   de laagricultura, construcción de carreteras y mejora de los ferrocarriles, pero la 
   crisis económica de 1929, el aumento del paro, el movimiento obrero, los 
   nacionalismos y la oposición de los intelectuales, obligaron a dimitir a Primo de Rivera.

§  El desprestigio de la monarquía por su apoyo a la dictadura, precipitaron la caída de la misma, cuando en las elecciones municipales de 1931 triunfaron los republicanos en las principales ciudades. Esto precipitó la salida de España de Alfonso XIII y la llegada de la II República.


jueves, 10 de marzo de 2016

LAS REVOLUCIONES LIBERALES EN ESPAÑA  (1788-1874)
A lo largo del siglo XIX fueron desapareciendo las estructuras del Antiguo Régimen, se  implantó un sistema político liberal, la población creció, se modernizó la economía, y se estableció una sociedad de clases basada en la riqueza.

1. LA CRISIS POLÍTICA DEL ANTIGUO RÉGIMEN

1.1. El reinado de Carlos IV (1788 – 1808)

La crisis política del Antiguo Régimen se inició con el reinado de Carlos IV.
Carlos IV puso fin a las reformas ilustradas por considerar que habían originado la Revolución Francesa. Tras la ejecución de Luís XVI,  en Francia, España junto a otros países, declaró la guerra a Francia en 1793, que terminó con el Tratado de Basilea en 1795.
En 1807, el primer ministro español Manuel Godoy, se alió con Francia y firmó el tratado de Fontainebleau con la finalidad de adueñarse de Portugal. Con el pretexto de invadir Portugal, las tropas francesas ocuparon los puntos estratégicos de la Península e invadieron España. Este hecho provocó el Motín de Aranjuez (1808). El príncipe Fernando se enfrentó a su padre, Carlos IV, que se vio obligado a cesar a Godoy  y a cederle  el trono a su hijo. Las disputas entre padre e hijo fueron aprovechadas por Napoleón, que con el pretexto de mediar entre la familia real española, los atrajo a Bayona (Francia), donde consiguió que ambos abdicasen en él, que impuso como rey de España a su hermano José I Bonaparte. 
El 2 de mayo de 1808, Madrid se levantó contra las tropas francesas. Este hecho se extendió por toda España, iniciándose la Guerra de la Independencia contra Francia (1808 -1814).

1.2. La Guerra de la Independencia (1808 –1814)

La guerra de la Independencia fue a la vez una lucha de liberación contra la invasión francesa y el inicio de una revolución liberal contra el absolutismo.
La oposición a los invasores franceses se llevó a cabo mediante  “guerra de guerrillas” o ataques por sorpresa al enemigo. Al principio, se frenó el avance francés con el levantamiento en armas de ciudades como  Gerona, Valencia y Zaragoza y con la victoria española en la batalla de Bailén (1808), pero Napoleón se repuso enviando a España un ejército de 250 000 soldados recobrando el control de la situación.
En 1812, con la ayuda del ejército británico, y aprovechando el retroceso militar de Napoleón en Rusia,  los españoles vencen a los franceses en la batalla de los Arapiles, en el sur de Salamanca (22 de julio de 1812). Más adelante, las derrotas francesas en 1813 en las batallas de Vitoria (21 de junio) y San Marcial (31 de agosto),provocaron la retirada posterior de Napoléon. El tratado de Valençay (11 de diciembre de 1813) restauró como rey a Fernando VII y dejaba a España libre de la presencia extranjera.
En 1814 vuelve Fernando VII, que es reconocido como rey de España.

1.3. La Revolución Liberal. Las Cortes de Cádiz
La revolución liberal se desarrolló a la par que la guerra contra Napoleón.
Ante la ausencia de los reyes, para dirigir la guerra, se crearon las Juntas Provinciales de Defensa, y una Junta Suprema Central para coordinarla.
La Junta Suprema Central  asumió el poder y convocó las Cortes en Cádiz en 1810.
En 1812 las Cortes proclamaron la Constitución liberal revolucionaria que terminaría con el Antiguo Régimen.
La constitución de 1812 reconocía:
 Derechosindividuales:
   - Igualdad ante la ley.
   - Soberanía Nacional.
   - División de poderes
Nuevas leyes:
   - Libertad de imprenta
   - Abolición de los Señoríos, los gremios y la Inquisición.


1.4. El restablecimiento del absolutismo. Fernando VII.
Al inicio de su reinado (1814 – 1820), Fernando VII restableció el absolutismo, abolió la obra
  de las Cortes de Cádiz y persiguió a los liberales.
▪ En 1820 el pronunciamiento militar  en la localidad sevillana de Las Cabezas de San Juan
   del teniente  coronel Rafael de Riego  proclamó la restauración de la Constitución de Cádiz
   (1812, “ La Pepa “) y el restablecimiento de las autoridades constitucionales.

Trienio Liberal (1820-1823). Durante ese período, los gobiernos liberales restablecieron la
   Constitución Liberal de Cádiz.  Fernando VII pidió ayuda a las potencias absolutistas 
   integradas en la Santa Alianza, que envió un ejército, los Cien Mil Hijos de San Luís, que 
   apoyaron al rey para restaurar el absolutismo.


 2. LA IMPLANTACIÓN DEL ESTADO LIBERAL
    En el reinado de Isabel II (1843-1868) se distinguen tres grandes periodos:

       A. La Década Moderada (1844-1854). Se rigió por la Constitución de 1845.

       B. El Bienio progresista (1854-1856)

       C. El final de la monarquía Isabelina (1856-1868)

   A. La Década Moderada (1844-1854). Se rigió por la Constitución de 1845
En mayo de 1844 se formó un gabinete presidido por el General Narváez, la gran figura de los moderados. Estas fueron las principales medidas que se adoptaron durante la siguiente década:
     - Creación en 1844 de la Guardia Civil, fuerza armada encargada de aplicar la ley y orden 
        esencialmente en el medio rural.
     - Ley de Ayuntamientos de 1845, que reforzaba el centralismo reservando al gobierno el
        nombramiento de los alcaldes.
     - Reforma del sistema fiscal. Se estableció un nuevo sistema fiscal más racional, eficaz y
        moderno.      
     - Ley Electoral de 1846. Se estableció un sufragio muy restringido  que limitó el cuerpo
        electoral a 97.000 varones mayores de más de 25 años, lo que suponía el 0.8% del total de
        la población.
     - Concordato de 1851. Acuerdo con la Santa Sede por el que el Papa reconoció a Isabel II
        como reina y aceptó la pérdida de los bienes eclesiásticos ya desamortizados.

 B. El Bienio progresista (1854-1856)

El poder cada vez más dictatorial de Narváez propició un creciente descontento que culminó con un el golpe militar y la formación de un gobierno presidido por el progresista Espartero. Durante este corto período destacaron las siguientes medidas:
- La desamortización general de Madoz en 1855 que culminó el proceso desamortizador con  los bienes de los municipios.
- Unas nuevas Cortes Constituyentes iniciaron la elaboración de una nueva constitución en 1856, que no llegó a aplicarse.
- Se adoptaron medidas para propiciar la modernización económica del país como la Ley de Ferrocarriles de 1855.
  
C. El final de la monarquía Isabelina (1856-1868)
      Estos años se caracterizan por la alternancia en el poder entre liberales moderados y el   
       partido centrista Unión Liberal. Al final del periodo surgieron distintos partidos, entre los que
       destacaron  los republicanos que querían abolir la monarquía.  

El Sexenio revolucionario (1868-1874). La caída de Isabel II

Las prácticas dictatoriales de Narváez en los últimos gobiernos moderados extendieron  la impopularidad del régimen moderado y de la reina Isabel II.
La crisis económica iniciada en 1866 acrecentó el descontento de la población.
En 1866, los demócratas y los liberales progresistas y de centro firmaron el Pacto de Ostende por el que se comprometían a derrocar a Isabel II.
 Finalmente triunfó la revolución de 1868. Isabel II huyó a Francia. 
 Se formó un gobierno provisional que promulgó la constitución de 1869, que establecía:
     - Los derechos de expresión, prensa, reunión y asociación
     - Libertad de culto religioso.
     - La soberanía nacional.
     - La división de poderes.
     - El sufragio universal masculino.
    - La monarquía democrática.

2.1. La Monarquía democrática: Amadeo I (1871-1873)
Tras aprobarse la constitución de 1869 en la que se establecía la monarquía como forma   de gobierno, y desechada la opción de los Borbones, las Cortes eligieron como nuevo rey a Amadeo de Saboya.
Amadeo se encontró inmediatamente con un amplio frente de rechazo: los carlistas, los "alfonsinos", partidarios de la vuelta de los Borbones en la figura de Alfonso, hijo de Isabel II; y, finalmente, los republicanos.
Los dos años que duró su reinado se caracterizaron por una enorme inestabilidad política. Harto ante la situación, Amadeo I abdicó a principios de 1873 y regresó a Italia.
Sin otra alternativa, era impensable iniciar una nueva búsqueda de un rey entre las   dinastías europeas, las Cortes proclamaron la I República el 11 de febrero de 1873.

  2.2. La Primera República (1873-1874
La República fue proclamada por unas Cortes en las que no había una mayoría de republicanos.
Las ideas republicanas tenían escaso apoyo social y contaban con la oposición de los grupos sociales e instituciones más poderosos del país.
La debilidad del régimen republicano provocó una enorme inestabilidad política.
El gobierno republicano tuvo que enfrentarse una segunda guerra carlista, a la guerra de    Cuba, a la insurrección de algunos territorios peninsulares.
Todos los problemas anteriores propiciaron la restauración de la monarquía borbónica.
        

domingo, 31 de enero de 2016

TEMA 5: LA ÉPOCA DEL IMPERIALISMO 
              
               Y EL COLONIALISMO (1870-1914)


EL PANORAMA INTERNACIONAL EN 

LA ÉPOCA DEL IMPERIALISMO (1870-1914

  
Características del período comprendido entre 1870 y 1914 

  - Predominio de la paz, aunque con tensiones internacionales.
  - Expansión de la democracia y del sufragio universal.
  - Crecimiento demográfico y económico favorecidos por la Revolución Industrial.
   - Mejora de las condiciones de los trabajadores y progreso del movimiento obrero.
   - Desarrollo de la educación y de la ciencia, y del arte.
 Sin embargo, la política imperialista de las principales potencias creó rivalidades que darán lugar a la Primera Guerra Mundial.

              Las grandes potencias internacionales

En Europa destacan: 
Alemania, que por su fuerte industrialización se convirtió en la primera potencia económica.
Gran Bretaña, que continuó siendo la gran potencia financiera y comercial del mundo.
Francia, que se mantuvo entre las grandes potencias
En el área de los Balcanes chocaban los deseos expansionistas de los imperios austro-húngaro y ruso.
Fuera de Europa se consolidaron dos nuevas potencias: Estados Unidos y Japón, que aumentó su influencia en el área del Pacífico.

              Las relaciones internacionales en Europa:
 Pasaron por dos etapas diferentes: 
. Los sistemas bismarckianos (1871-1890)
Los sistemas    bismarckianos consistieron en una serie de alianzas organizadas 
por Bismarck (canciller deAlemania)para aislar a Francia y asegurar la 
alianza de Alemania con Austria-Hungría y Rusia. Pero este sistema fracasó 
debido a la enemistad entre Austria-Hungría y Rusia por el control de los Balcanes. 
                       . La paz armada (1891-1914)
Fue un período de paz en el que los países europeos se rearmaron y organizaron dos bloquesde alianzas que acabarían enfrentándoseen la Primera Guerra 
Mundial: 
. La Triple Entente, formada por Francia, Rusia y Gran Bretaña.
. La Triple Alianza, integrada por Alemania, Austria-Hungría e Italia.


LA 2ª REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
Tras la Primera fase de la industrialización (Inglaterra) y su extensión (Europa, USA y Japón), se inicia una nueva fase que dura desde 1870 hasta 1914. Gran Bretaña pierde su liderazgo en beneficio de otras potencias.
CARACTERISTICAS:
1. El empleo de nuevas fuentes de energía.
2. El desarrollo de nuevos sectores de la producción.
3. Cambios en la organización del trabajo.
4. Nuevas formas de capital empresarial.
5. La formación de un mercado de extensión mundial.
1. NUEVAS FUENTES DE ENERGÍA:
    Si el vapor constituyó la principal fuente de energía aplicada a las máquinas en la Primera R.
    Industrial, durante la 2ª, se desarrollan otras nuevas:

El petróleo:
Sirvió de combustible al motor de explosión y a la automoción, que alcanza la madurez con Henry Ford en el primer tercio del siglo XX.
La electricidad:
Su aplicación fue esencial para la iluminación (Edison, bombilla, 1879), la transmisión de señales electromagnéticas (telégrafo), acústicas (radio de Marconi) y para determinados motores, entre ellos, los de metros y tranvías.

2. NUEVOS SECTORES DE LA PRODUCCIÓN
 Frente a la industria textil y la siderúrgica, impulsores de la primera industrialización, surgen nuevos sectores  punteros entre 1870 y 1914:
La Industria Química:
Colorantes, explosivos (Ej., la dinamita de Nobel), abonos, medicamentos, fibras artificiales (Ej., el naylon), caucho, etc.
La nueva siderurgia:
De ella se obtiene níquel, aluminio, etc. El hierro se somete a procesos de refinado a través del Convertidor de Bessemer o el de Siemens-Martin, estimulando el desarrollo de la industria de armamentos.
Las industrias alimentarias:
Latas en conserva esterilizadas (1875), frigoríficos industriales (1878), etc.

3. NUEVAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO
   La complejidad de las nuevas empresas y de los procesos de producción impusieron en esta
   segunda fase de la R. Industrial nuevos sistemas de organización del trabajo, destacando:

El Taylorismo. Busca la organización científica del proceso productivo de la empresa mediante la especialización, la estandarización, a fin de reducir costes de producción.
El Fordismo (el trabajo en Cadena). Aplicado con éxito en las fábricas de automóviles de Henry Ford significa la máxima especialización, la optimización del trabajo y los rendimientos, abaratando mercancías y acercándolas a los consumidores.
  
4. NUEVAS FORMAS DE CAPITAL EMPRESARIAL.
 Las nuevas necesidades provocadas por los avances y el desarrollo de la 2ª R. Industrial impulsaron la búsqueda de nuevas fuentes de financiación:
-            
     La Banca
Los empresarios acuden a ella en busca de créditos con los que hacer frente a los crecientes desembolsos de inversión.

-            Las sociedades anónimas
Constituidas por socios propietarios de participaciones (acciones) de la empresa.
    La compra  y la venta de acciones tienen como escenario la Bolsa.
    Simultáneamente, se produce una concentración empresarial, que forma grandes   corporaciones en forma de carteles, trusts o holdings.

5. UNA ECONOMÍA MUNDIALIZADA
     La globalización de la economía se produce como consecuencia de la necesidad de obtener materias primas y controlar nuevos mercados donde vender los excedentes de la producción industrial. Las principales potencias se embarcan en la conquista y control de amplios territorios de África y Asia, forzando a la integración de las distintas economías.
     Este fenómeno se conoce como Imperialismo, que constituirá una de las causas del estallido de la Primera Guerra Mundial.

TRANSFORMACIONES DEMOGRÁFICAS Y SOCIALES
-          
   El aumento de la población europea:
Se produjo como consecuencia del mantenimiento de altas tasas de natalidad y la drástica reducción de las de mortalidad. Este incremento fue más significativo en las ciudades que en el ámbito rural.

-          La urbanización:
Las ciudades crecieron debido a la inmigración procedente de las zonas rurales y del extranjero. La urbanización fue rápida y desordenada, sin planificación.

-          El nacimiento de una sociedad capitalista dividida en clases:
La sociedad de clases supone, en principio, la igualdad de todos los individuos ante la ley. Pero esa igualdad legal no se corresponde con la división social, estructurada en dos clases sociales, la burguesía y el proletariado.
    
   Los cambios en el movimiento obrero:
Aumento de afiliados  y  la recuperación del internacionalismo obrero:
   El número de afiliados aumentó cuando los estados reconocieron la libertad de asociación  y legalizaron las asociaciones obreras.  Además, se crearon partidos socialistas con el propósito  de impulsar reformas, como                          
el Partido Socialdemócrata Alemán (1875), al que siguieron otros  en Francia, Gran 
Bretaña, Italia y España.
El internacionalismo obrero dio lugar a la fundación de la II Internacional (1889), 
exclusivamente socialista, que aceptó la participación política de los obreros en las
elecciones y condenó el imperialismo y la guerra, al considerar que ésta enfrentaba a 
los obreros de los diversos países.